miércoles, 26 de marzo de 2008

La Historia del Ratoncito y el Gatito

Había una vez un ratoncito que tenía mucho hambre y quería comer un quesito que estaba en la cocinita de la casita. Entonces el ratoncito se fue muy decidido a la cocinita para agarrar el quesito; pero resulta que se le atravesó el gatito y el ratoncito se espantó mucho y se corrió y ya no pudo ir por el quesito a la cocinita. Entonces estaba el ratoncito pensando como hacer para ir por el quesito a la cocinita y pensó, y dijo: "Ya sé. Voy a poner un platito con lechita y entonces el gatito se va a poner a tomar la lechita -porque a los gatitos les gusta mucho la lechita-. Y entonces, cuando el gatito esté tomando su lechita y no se de cuenta, yo voy a ir a la cocinita para agarrar el quesito y me lo voy a comer. ¡Muuuy buena idea!", se dijo el ratoncito. Y entonces se fue para buscar la lechita; pero resulta que la lechita estaba en la cocinita y, cuando el ratoncito quiso ir a la cocinita, se le atravesó el gatito y el ratoncito se espantó mucho y se corrió y ya no pudo ir por la lechita. Entonces estaba el ratoncito pensando cómo hacer para ir por la lechita a la cocinita y pensó y dijo: "Ya sé. Voy a aventar un pescadito muy lejos entonces el gatito se irá a correrlo para comer... -porque a los gatitos les gusta mucho el pescadito-. Y entonces, cuando el gatito esté comiendo su pescadito y no se dé cuenta, yo iré a la cocinita para agarrar la lechita para poner en un platito y entonces, cuando el gatito esté tomando su lechita y no se dé cuenta, voy a ir a la cocinita para agarrar el quesito y me lo voy a comer. ¡Muuuy buena idea!, se dijo el ratoncito. Y entonces fue a buscar el pescadito... pero resulta que el pescadito estaba en la cocinita y, cuando el ratoncito quiso ir a la cocinita, se le atravesó el gatito y el ratoncito se espantó mucho y se corrió y ya no pudo ir por el quesito. Y entonces el ratoncito vio que el quesito que quería, la lechita y el pescadito, todo estaba en la cocinita y no podía llegar porque el gatito se lo impedía. Y entonces el ratoncito dijo: "¡Ya basta!", y agarró una ametralladora y acribilló al gatito y fue a la cocinita y vio que el pescadito, la lechita y el quesito ya se habían echado a perder; ya no se podían comer y entonces regresó a donde estaba el gatito y lo destazó y lo hizo un gran asado y luego invitó a todos sus amiguitos y amiguitas y entonces hicieron una gran fiesta y se comieron el gatito asado y cantaron, y bailaron, y vivieron muy felices. Y la historia comenzó...

3 comentarios:

Enana boicoteadora maldita dijo...

pobre gatito

Julián dijo...

jajaja muy buena la historia.

The Burning Brain dijo...

Aunque la historia en sí sea un poco dura (para el gatito, y para el resto de los animales que describe como comida), la he visto como una buena metáfora del comienzo de las revoluciones... Ése momento de máxima ira cuando nos sentimos encerrad@s y sin opciones, y su salida más lógica, defendernos de lo que nos oprime...

Un saludo!